spot_img
InicioColumnasAdiós a Cristina Pacheco

Adiós a Cristina Pacheco

Published on

spot_img

Hoy, al enterarme del adiós de Cristina Pacheco, la emblemática cronista que iluminó las pantallas durante décadas, no pude evitar reflexionar sobre el valioso viaje de aprendizaje que emprendí a través de sus relatos.

Cristina, con su programa «Aquí nos tocó vivir», fue mi guía en un sendero de descubrimientos desde mi infancia hasta hoy. A sus 82 años, nos deja un legado imborrable, pero también un cúmulo de enseñanzas que se entrelazan con mi propia evolución.

Recuerdo que en mis primeros encuentros con su programa, siendo aún un niño, me fascinaba su capacidad para dar vida a las historias de aquellos que a menudo permanecían en la penumbra de la sociedad. Su habilidad para visibilizar las realidades de los niños de la calle, las trabajadoras sexuales, los obreros y tantos otros, fue una lección temprana sobre la diversidad y complejidad de nuestro entorno.

En mi juventud, cuando las entrevistas televisivas se llenaban de lujo y estridencia, Cristina Pacheco optó por explorar las colonias populares, mostrándome que la autenticidad y la empatía son herramientas más poderosas que cualquier despliegue ostentoso. Su estilo narrativo en «Mar de Historias» en La Jornada se convirtió en mi dosis semanal de microhistorias entrañables que, aunque parecían simples, llevaban consigo la fuerza de lo cotidiano.

A medida que crecía, las tardes de sábado junto a mi tío Rafal Ávila frente al televisor se volvieron un ritual. Cristina no solo contaba historias, sino que nos conectaba con la esencia misma de la vida de los mexicanos. Su legado se extendía más allá de la pantalla, dejando una impronta indeleble en las conversaciones familiares y en mi propia forma de percibir el mundo.

En una época en la que la superficialidad reinaba en la televisión, Cristina Pacheco se erigía como un faro de autenticidad. Su humildad y elegancia resonaban en cada palabra, recordándome que la verdadera grandeza no se encuentra en el brillo superficial, sino en la autenticidad de cada ser humano.

Hoy, con la noticia de su partida, siento que no solo perdemos a una cronista excepcional, sino también a una maestra que, a través de sus crónicas, me enseñó a apreciar las historias simples, a comprender la riqueza de las diferentes realidades y a abrazar la empatía como una fuerza transformadora.

Cristina Pacheco, más que una figura pública, fue la ventana a un México diverso y complejo. Su legado perdura no solo en sus escritos y programas, sino en la forma en que influenció mi percepción del periodismo, la empatía y la autenticidad. Aprendí tanto de ella a lo largo de estos años que, aunque hoy nos deje físicamente, su sabiduría continuará guiando mi camino. Gracias, Cristina, por ser una luz en mi viaje de aprendizaje.

Aquí nos tocó vivir…

David Garcia
David Garciahttps://www.yaesnoticia.mx
Periodista, analista político y experto en comunicación institucional. Conferencista y tallerista con amplia experiencia en consultoría política y estrategia en campañas electorales. Especializado en fotografía política y social, acumulando más de 10 años de experiencia en el campo.

NOTICIAS RECIENTES

Segura vs Palazuelos

La Batalla por el Senado Las elecciones, ese maravilloso espectáculo donde los políticos se convierten...

Aumento del calor en Quintana Roo

El calor en Quintana Roo ha experimentado un aumento este año en comparación con...

Xóchitl Gálvez advierte sobre intromisión de AMLO

La candidata presidencial de la alianza opositora, Xóchitl Gálvez Ruiz, hizo un llamado al...

Robinson Canó se une a Diablos Rojos

Robinson Canó, con una experiencia de 17 temporadas en la MLB, se une como...

Más noticias

Segura vs Palazuelos

La Batalla por el Senado Las elecciones, ese maravilloso espectáculo donde los políticos se convierten...

Aumento del calor en Quintana Roo

El calor en Quintana Roo ha experimentado un aumento este año en comparación con...

Xóchitl Gálvez advierte sobre intromisión de AMLO

La candidata presidencial de la alianza opositora, Xóchitl Gálvez Ruiz, hizo un llamado al...